EL CHAQUEÑO PALAVECINO

 

Es un estandarte del canto popular. Hace varios años que su canto es bandera de pueblos montañosos. Nacido en el paraje Rancho el Ñato, en el monte chaqueño de la provincia de Salta, a los diez años lustraba zapatos en la placita de Tartagal. OSCAR ESPERANZA PALAVECINO (40) lleva el norte en la sangre. No sólo su vestimenta es salteña (riguroso traje de gaucho oscuro y un sombrero negro), su sentimiento también lo es. Ese sentir que lo ubica como uno de los solistas folclóricos más convocantes del momento. Hace seis años era chofer de colectivos de media distancia, y grababa zambas carperas en sus ratos libres. Hoy es la voz del Norte y sus discos llevan el mensaje de su tierra a todo el país.

 

La consagración 

  

Grabó dos cassettes en los 80 que se vendían sólo en el interior. Más tarde DBN editó dos buenos álbumes: "EL ALMA DE FELIPITO" (1995) y "20 ÉXITOS DEL ZORZAL CHACOSALTEÑO" (1996). Todavía no era exitoso en las ventas. Pero tenía un enorme futuro. Tocaba en Cosquín desde 1992 pero la consagración le llegó en 1998. Ya tenía un público norteño consolidado y seguidor. Soñaba con triunfar en todo el país, llevar por toda la nación esos paisajes que bailan en su canto. Fue con un carnaval cruceño, "Amor salvaje" (Te llevé sin preguntarte ni tu nombre/ con mi brazo encadenado a tu cintura/ asalté tu intimidad y tu ternura/ para amar sin más razones que el amor) que este salteño soñador saltó todas las fronteras de este ancho y disperso territorio. En el Festival de COSQUÍN de ese año fue uno de los más aplaudidos y ganó el Premio Consagración de la gran fiesta cordobesa junto al grupo correntino AMBOÉ. En el escenario del festival de JESÚS MARÍA fue nombrado por HORACIO GUARANY como su sucesor. Sus discos "SALTEÑO VIEJO" (1997) y "APENAS CANTOR" (1998), también editados por DBN, con chacareras santiagueñas, zambas y coplas norteñas, se transformaron en dos éxitos y recibieron ambos el disco de platino. En 1999 grabó "CHAQUEÑADAS", un disco producido por JORGE ROJAS (LOS NOCHEROS) para DBN. En este trabajo, PALAVECINO saca a relucir todo su talento. Las "chaqueñadas" son fiestas del norte de nuestro país que duran entre tres y cuatro días, fiestas románticas, de las que suelen grabarse en la memoria de su gente. Este disco también quedará en el recuerdo como una gran fiesta. Con "A Don Amancio" abre la cuenta con una chacarera violinera en homenaje al primer maestro del violín norteño, AMANCIO RUIZ ("su violín hechizo, tosco y soñador, corazón de algarrobo"). Otro personaje del pueblo es homenajeado con "La zamba de cara i' mula"(desde las estrellas/ dice que vendrá/ porque donde está/ falta la ginebra) Todos sus temas están marcados por una misma intención: pintar el norte, sus paisajes, su gente, sus fiestas. La zamba "Saltita" y "Piel Chaqueña" cumplen muy bien este propósito. La "Chacarera del olvido", romántica y pasional se transformó rápidamente en un clásico que sus seguidores insisten en pedir en cada concierto. "CHAQUEÑADAS" es disco de oro y sus ventas continúan creciendo. Durante más de quince años de carrera musical, cantó y grabó con grandes folcloristas como YUYO MONTES, LOS NOCHEROS, EL CHANGO SPASIUK, HORACIO GUARANY, entre otros. El tesoro musical de su propuesta es tan grande como invalorable. EL CHAQUEÑO PALAVECINO es un cantor del pueblo y eso no tiene precio.